jueves, 22 de mayo de 2014

Omar Abboud. Diálogo Interreligioso.

El Diario Infobae, en su edición digital, publicó este artículo.

PAPA FRANCISCOJUEVES 22 DE MAYO 2014


"La paz como concepto se fortalecerá con este viaje de Francisco"

Por: Claudia Peiró
Omar Abboud, el referente islámico que integra la comitiva papal a Tierra Santa, habló con Infobae en vísperas de la gira. Y desde Israel, el rabino Abraham Skorka dijo que el Papa "quiere implicarse en el proceso de paz en Oriente Próximo con su mejor arma: la oración"

En febrero pasado, una delegación argentina de 45 líderes judíos, musulmanes y católicos –tanto religiosos como laicos- visitó al papa Francisco en Roma, luego de una gira por los mismos sitios a los que peregrinará Jorge Bergoglio desde este sábado. En el grupo, estaba el dirigente comunitario Omar Abboud. En la audiencia, el Papa les dijo que iría a Israel y Palestina acompañado por un judío y un musulmán. Y, al despedirlo, sorprendió a Abboud confiándole que él era el elegido para representar al mundo islámico en esta peregrinación a la que Francisco quiere dar carácter interreligioso. "Un inesperado honor, ciertamente", dijo a Infobae este dirigente del Instituto para el Diálogo Interreligioso, donde trabaja codo a codo con otras personalidades como el rabino Daniel Goldman y el padre Guillermo Marcó.
En su gira de 3 días, del 24 al 26 de mayo, el Papa cumplirá una intensa agenda, en Jordania, Israel y los Territorios Palestinos: visitará lugares santos, oficiará dos misas, recorrerá las calles en auto descapotable, pronunciará más de una docena de discursos y protagonizará varios actos interreligiosos. Como símbolo fuerte de su vocación ecuménica, Francisco eligió la compañía de dos argentinos que, como él, son referentes del acercamiento interconfesional en el país: el rabino Abraham Skorka, y Omar Abboud, presidente del Instituto para el Diálogo Interreligioso.
"La religiosidad ocupa un espacio central en el mundo actual"
En referencia a su papel y sus expectativas en este viaje, Abboud dijo que el suyo será "simplemente un rol testimonial". "Pero –agrega-, lo válido en este caso es el gesto de interreligiosidad que Francisco está mostrándole al mundo. Yo soy simplemente un dirigente comunitario en nuestro país, que trabaja en el Instituto del Diálogo, junto al rabino Daniel Goldman y al padre Guillermo Marcó. Mi vocación es seguir trabajando en construir más comunidad".
Desde Roma, en las horas previas al comienzo de esta histórica gira, Abboud aseguró que cree que el diálogo interreligioso –en el cual milita desde hace ya muchos años, y de donde viene su amistad con Jorge Bergoglio- puede constituir un paso previo hacia el diálogo político para la paz en una región donde esta dimensión cultural tiene mucho peso. "De hecho –dice- la religiosidad ocupa un espacio central en el mundo actual. Si bien el liderazgo religioso no posee a veces las herramientas en cuanto a lo netamente político, desde el gesto y el testimonio de una figura central como la del Papa, no pasa de ninguna manera inadvertido. Además, la zona es particularmente religiosa. En términos culturales, no tenemos punto de comparación con otros lugaresen cuanto a la forma en que se vive allí lo sagrado. A veces, esto es un obstáculo, pero en la escénica de la religiosidad y de una visión de diálogo hay que transformarlo en un elemento positivo".
Abboud asegura tener "plena confianza" en que el viaje de Francisco será positivo para las partes en conflicto en la región: "Conocemos su mensaje desde sus tiempos de Cardenal en Buenos Aires, y ese mensaje hoy se da a escala mundial. La cultura del encuentro y la justicia social son ideas centrales en el Papa". Sin embargo, advierte que "este tipo de viaje no se mide en términos de éxito o fracaso en cuanto a lo que la política haga luego del mismo; sí es una invitación a un cambio".
Concretamente, se trata de un peregrinaje, que por su carácter interreligioso puede contribuir a aislar las posiciones más extremas en el conflicto palestino-israelí y fortalecer a los que aspiran a la paz. "En el Diálogo Interreligioso –ejemplifica- hablamos de equilibro, justamente en distancia de los extremos. Permítame citarle un versículo del Corán: 'Gente del libro –es decir, judíos y cristianos-, convengamos una fórmula para no tomarnos unos a los otros como amos y adorar solamente a Dios'. Esta es la idea, no tomarse atribuciones especiales por encima de los otros, ver la conflictividad en términos de igualdad, tratando de comprender la visión del otro. La Paz como concepto se fortalecerá seguramente, si la construimos en términos de justicia y esperanza".
En cuanto a la autoridad que emana de la figura de Jorge Bergoglio desde que es Papa, Abboud dice que "es una autoridad espiritual distinta, que le llama la atención al poder temporal, que vendría a ser el poder político o coyuntural".
"El Papa ha guardado la coherencia que lo caracterizaba como Cardenal. Si alguien relee los discursos que daba cada año en el ámbito de la Pastoral Social de Buenos Aires, va a observar el mismo componente ideológico, sólo que ahora ni más ni menos que en términos de papado, con la escala que esto implica", concluye Abboud.
"Para el Papa, venir a Israel, es cumplir un sueño"
Desde Israel, donde se encuentra desde hace ya unos días a la espera de la llegada de Francisco, cuya comitiva integrará, el rabino Abraham Skorka habló de lo que este viaje representa, tanto para él como para su amigo, Jorge Bergoglio: "Llegar a Israel era para nosotros estar en el lugar de los profetas que nos han inspirado nuestra espiritualidad. Israel ha sido un asunto del que hemos hablado mucho en Buenos Aires. El libro que escribimos juntos [Sobre el cielo y la tierra] dedica un capítulo al conflicto. Desde entonces buscamos caminos para llevar un mensaje de paz".
Entrevistado por el periodista Henrique Cymerman, en reunión organizada por Fuente Latina y el Centro de Prensa de Jerusalén, Skorka habló de su amistad con el Papa, a quien conoce desde el año 1990, y del sentido del viaje que vienen planeando desde junio de 2013.
Afirmó por ejemplo que ambos están convencidos, y así lo escribieron, de que "habiendo paz aquí (en Medio Oriente)... habrá paz en todo el mundo".
"Nuestra amistad y diálogo es signo de que la paz es posible", afirmó. Para Sorka, el Papa Francisco es un hombre rompedor, al que no le preocupa deshacer modelos, si ello es necesario para conseguir sus objetivos de diálogo y paz. Y aseguró que con Bergoglio se iniciará una nueva etapa en el diálogo judeo-cristiano.
El Papa, dijo Skorka, quiere implicarse en el proceso de paz en Oriente Próximo con la mejor arma que tiene: la oración. Esa es la forma de hacer trascender el problema del nivel político y llevarlo al nivel humano. Los creyentes, sean de la religión que sea, pueden entenderse a través de la oración.
El rabino afirmó además que la mayoría de los judíos e israelíes aplaude la visita del Papa y que apenas un grupo pequeño ha mostrado rechazo.
La compañía de un rabino y un referente islámico implica una fuerte apuesta al diálogo. "Los tres debemos caminar juntos para cambiar la realidad de este mundo. Los tres creemos en un Padre común, Abraham, y un Dios espiritual", afirmó Skorka.

No hay comentarios.: