domingo, 4 de septiembre de 2011

La Marcha de San Lorenzo


La Marcha de San Lorenzo fue compuesta en 1901 por el músico uruguayo nacionalizado argentino Cayetano Alberto Silva, nació en San Carlos, departamento de Maldonado, Uruguay, el 7 de agosto de 1868, murió en Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina, el 12 de enero de 1920. Era hijo de una esclava de la familia que le dio el apellido. 
Estudió música, integró una banda en Montevideo, y en 1889 viajó a Buenos Aires, donde incursionó en el Teatro Colón. 

Se traslada luego a Rosario, donde fue nombrado maestro de la Banda del Regimiento 7 de Infantería.

En 1898, al ser contratado por la Sociedad Italiana de Venado Tuerto, se traslada con su familia a dicha ciudad donde funda un centro lírico, enseña música y crea la "Rondalla" con la que actúa en el Carnaval de 1900. 
También escribe la música de las obras teatrales "Canillita" y "Cédulas de San Juan" de su compatriota y amigo Florencio Sánchez. 
También escribió otras marchas militares, como la marcha de Curupaytí, la marcha de San Genaro, "Río Negro", "22 de Julio" y "Tuyutí"... ¡y hasta una marcha para la guerra inglés-Boer!
La Marcha de San Lorenzo fue estrenada oficialmente y sin letra el 30 de Octubre de 1902 en la inauguración del Monumento al General San Martín, en Santa Fe. 
Ese día la marcha fue designada Marcha oficial del Ejército Argentino. 
En 1907, su vecino y amigo de Venado Tuerto, Carlos Javier Benielli, le agregaría la letra que luego sería adaptada para las escuelas. 
Acosado años después por la pobreza Cayetano Silva vendería los derechos de la marcha a un editor de Buenos Aires por una suma insignificante.
Cayetano Silva fue también empleado en la banda policial pero al morir por serios problemas de salud en Rosario, en 1920, la policía le negó sepultura en el Panteón Policial por ser de raza negra, por lo que fue sepultado sin nombre. 
Recién en 1997 sus restos fueron trasladados al Cementerio Municipal de Venado Tuerto.

La marcha que en Europa se considera una de la cinco mejores partituras militares de la historia se hizo famosa y empezó a girar por el mundo.
La casa donde fue compuesta, hoy transformada en museo histórico.
A partir de 1997 se adopta para rendir honores al Presidente de la Nación Argentina.

Esta marcha fue obsequiada por el ejercito Aleman al Ejercito Argentino en ocasion del centenario en  1910 y en contrapartida, el Ejercito Argentino hizo lo propio con La Marcha de San Lorenzo.

La Marcha de San Lorenzo se ejecutó el dia de la entrada del Ejercito Alemán a París en 1940 y se cuenta que esta fue la marcha con la que entraron y pasaron por bajo el Arco del truinfo.

Este hecho histórico luego trajo un incidente protocolar diplomático, con motivo de la visita al país del general Charles de Gaulle en 1964. 

Era la primera visita de un presidente francés a la Argentina y para rendirle honores, se ejecutó la marcha de San Lorenzo, al francés que, inmediatamente, la asoció al momento doloroso de la rendición de París durante la Segunda Guerra Mundial.

Curiosamente también el general Einsenhower la hizo ejecutar al ingreso triunfal del ejército aliado que liberara a los parisinos, a manera de desagravio.

El gobierno inglés solicitó autorización a la Argentina para interpretarla el 22 de junio de 1911, durante la coronación del rey Jorge V y se la utilizó en la coronación de la reina Isabel II el 2 de junio de 1953.

Debido a estos eventos históricos hasta hoy es escuchada habitualmente en los cambios de guardia del palacio de Buckingham.

Solo fue suspendido su uso durante el conflicto de Malvinas.

Las bandas militares de Uruguay, Brasil y Polonia, entre otras, la incorporaron a su repertorio.

Marcha de San Lorenzo

Música: Cayetano. A. Silva. Letra: Carlos Javier Benielli

Febo asoma; ya sus rayos iluminan el histórico convento;tras los muros, sordos ruidos oír se dejan de corceles y de acero.
Son las huestes que prepara San Martín para luchar en San Lorenzo; el clarín estridente sonó y la voz del gran jefe a la carga ordenó. 

Avanza el enemigo a paso redoblado, al viento desplegado su rojo pabellón. (bis)
Y nuestros granaderos, aliados de la gloria, inscriben en la historia su página mejor. (bis)
Cabral, soldado heroico, cubriéndose de gloria, cual precio a la victoria, su vida rinde, haciéndose inmortal.
Y allí salvó su arrojo, la libertad naciente de medio continente.
¡Honor, honor al gran Cabral! (bis)
El Tenor Darío Volonte nos ofrece su interpretación.


Aquí una versión de Alte Kameraden por Andre Rieu en 2009.


Mas informacion en:


Marchas y canciones patrioticas, recuerdos de la infancia.

Leonardo Liberman

No hay comentarios.: